30.8.16

Me mudo o me acomodo???




Son las 9.30 y me agarro la locura de escribir porque nunca escribí de noche. Pero ayer vi una peli donde la protagonista, una dibujante, hacía sus ilustraciones en una mesa con un velador y me pareció lindísimo.

Mi situación dista muchísimo de la de la película, pero la ilusión la tengo igual. Y te digo que el tema que te traigo es muuuuy para charlar mientras tomamos mate. Pero a veces eso no se puede y, también a veces, el blog oficia un poco de diario intimo, así que hoy tengo ganas de escribir sobre echar raíces.

Hoy a la mañana me puse a charlar con una chica sobre lo que nos espera para el año que viene, porque no falta tanto como parece eh?!?!
Y me hizo un clic tremendo porque, aunque obviamente ya lo sabía,  caí en que mi hija menor va a empezar preescolar y a mí se me suma ooootro horario de escuela.
Mi hija mayor va a una escuela de educación especial, el del medio a una común y la más peque va a ir a la misma escuela que el hermano pero en otro horario.
En fin, lo único que pensé en ese momento es: necesito mudarme cerca de la escuela de los más chicos.
Ahí mismo le escribo a mi marido diciéndole lo que pensaba y enseguida me responde, dale busquemos un lugar!


Ahora vivimos a unas 13 cuadras de la escuela, que pueden parecer cerca, pero te digo que de tanto ir y venir caminando llega un momento que las cuadras parecen kilómetros.

La casa en la que vivimos es alquilada. Yo no tengo casa propia y tampoco es algo que me quita el sueño.
Que decirte. Sólo pienso en la casa propia por la incertidumbre que genera vivir en un país como Argentina, con tanta inestabilidad económica. Si no fuera así, por ahí ni se me cruzaría tenerla.
Es muy loco lo que te digo? Capaz sí. Sobre todo porque parece que sos lo que tenés y si tenés casa y auto ya está (igual yo también vengo de esa escuela, y la súper respeto porque es horrendo no saber dónde vas a dormir a la noche)

De todas maneras mi corazón bohemio siente que, si por mi fuera, estaría un tiempo en la Quiaca, después me mudaría a Colombia para terminar en París.
Sé que es muy soñador y que la realidad dice otra cosa. Pero de verdad creo que no soy apegada a lo que tengo. Tal vez puede parecer que sí, porque tengo más cosas de las que necesito. Pero yo creo que el apego no es cuanto compras, si no cuánto cuesta desprenderte de eso que compraste. Y tengo gente a mi alrededor que es testigo que yo regalo sin ningún conflicto.

Y no sé porqué, pero me pasa cada cierto tiempo que necesito moverme, salir de un lugar para habitar otro. Muchas veces tuvimos que hacerlo por fuerza mayor, o porque el alquiler era muy caro, o porque nos quedó chica la casa. Pero esta vez es solo por un poquiiiiiiito más de comodidad. Algo solucionable si se quiere.

Sin embargo ahora pienso en eso de moverse o no, de echar raíces en un lugar.

No te voy a mentir, estoy súper cómoda en la casa donde vivo ahora. Pero no se trata de eso. Se trata de estancamiento. De estar siempre en el mismo sitio.
Durante un tiempo la siento como mía y esa casa es MI lugar. Pero llega un momento que me es ajena y necesito salir. Me da claustrofobia pensar en tener la mesa, la tele y el cuadro en el mismo lugar toda la vida. Te juro que no lo juzgo, respeto mucho a quien si hace eso. Pero no sé si yo podría.

Será que me pasa esto porque alquilo y no es mi propia casa?

No sé si se entiende bien lo que escribo o a que me refiero, espero que sí.

Sea que te pase lo mismo que a mí o no, me encantaría que me des tu opinión.

Un abrazo fuerte,


Mariana

21 comentarios

  1. Me acabo de mudar por un poco mas de comodidad, de estar cerca de los lugares donde voy con mi hija, así que el punto de la comodidad es valido y mas que valido.
    Es tu tiempo y es lo mas valioso que tenemos, si en el cambio ganas tiempo bienvenido sea.

    Con respecto a si lo que sentis con relación a pensar en que la tele este siempre en el mismo lugar o no, es porque es no tu casa o no, yo creo que no, sos vos y tus ganas de cambiar.
    Obviamente en la casa propia sos mas libre de cambiar todo tirar paredes y renovar, pero a veces no alcanza con solo eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii tal cual. A veces me pasa que de tanto ir y venir se me va el día y cuando me doy cuenta estoy sentada en el sillón mirando tele y ya es de noche. El tiempo es una súper razón!

      Eliminar
  2. Hola Mariana! Que cierto lo que contás...cosas que muchas veces pensamos...a medida que vamos creciendo. Yo como hija siempre viví con mis padres alquilando, y a aunque a ellos los angustiaría, estaba bueno, el cambio tras algunos años es renovador...redecorar, etc. Ahora tengo mi propia casa hace 12 años...pero le voy encontrando el gustito a partir de reformas....deco, etc. Yo vivo a 10 cuadras de la escuela de mis nenes, y la mayor el proximo año empieza secundaria y si Dios quiere (es por sorteo) irá a 20 km de casa!!! Asi que no se...tal vez pensaría en comprar unas bicicletas, a veces vamos los tres pedaleando y es genial, y las hay con carrito para llevar a alguno si no puede/quiere pedalear. Y ni te cuento lo que ahorras de gimansia. Yo muchas veces ese ejercicio es el único que hago...jajaja. Besoooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja que bueno!!! Eso de remodelar la propia casa está buenísimo! Será que mucho en mi casa de la infancia no pasaba. Cuando tenga mi casa propia seguro esté como vos metiéndole mano todo el tiempo!
      Yo empecé el gimnasio hace 4 meses y tengo que ir con mi hija menor y esperar a que abra porque no me da el tiempo para dejar al nene en la escuela, volver a casa e ir el gimnasio.

      Eliminar
  3. Maru!!!! yo estoy en el mismo dilema, pero no con respecto a la casa, sino con el colegio de felipe!! Pero quiza la diferencia que tenemos es que yo, al contrario tuyo, soy super hiper apegada a "las cosas como estan"....me dan terror los cambios...supongo q es un poco heredado de mi mama que es igual....lo conocido, lo de todos los dias, como que me da tranquilidad, usar el mismo camino, saber que esperar de tal cosa....para una persona como vos quiza es aburrido, a mi me da paz!!!....es cuestion de personalidades y costumbres supongo, pero me parece que todo es valido, porque es tu pensamiento y tus sentimientos, lo buenisimo es que tengas un marido que te acompañó en tu pensamiento!! De ahi en mas, es cuestion de embarcarse en la aventura!!
    Besosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que te re entiendo. Porque la mayoría de la gente que conozco es como vos! Y a veces siento que son más estables que yo jajaja. Uo me mudo y empiezo a regalar cosas y ni me importa. En la mudanza anterior regalé los sillones y estuve más de un año sin, hasta que pude comprarme. Yo con casa mudanza siento que me renuevo y me hace muy bien.

      Eliminar
  4. Mariana! Ayer estuvimos charlando de eso con mi marido.Te entiendo a la perfeccion. Podria escribir una biblia! Creo que la conclusión final, simple y concisa es que todos somos distintos y cada uno tiene que vivir como quiere y le gusta porque la vida es esta y no tendremos otra. Si queres mudarte 40 veces, hacelo! Si es por el cole de los chicos, por gusto o por necesidad emocional, hacelo! Todo lo que nos haga bien hay que hacerlo!!!!
    Beso grande ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual. Más me pesa el "mandato" de la casa propia que la casa propia en si. Y esto de que si alquilas tiras plata, que se yo. Son pocos los que me dicen cosas como las que ustedes dicen!! Millones de gracias Gaby!

      Eliminar
  5. Hola Mariana! te entiendo perfectamente porque por el trabajo de mi marido mi vida es nómade, 2 años en cada ciudad, en cada provincia y a veces en cada país y realmente me encanta. Soy como vos, no puedo estar en una misma casa para toda la vida o gran parte de ella. Amo el cambio, amo conocer nuevos lugares, apropiarme de nuevas casas, nuevos espacios, cambiar las cosas... te imaginarás que con 6 / 7 mudanzas encima no son para nada apegada a las cosas y tener una casa propia por el momento y creo que por mucho tiempo más no va a suceder y hasta muchas veces creo que nunca pasará jejeje La vida está para vivirla como cada una se sienta más cómoda y feliz, así que si el cambio te hace feliz, seguí cambiando. Mi vida de cambios me enriquece muchísimo y me ayuda a darle a las cosas el valor justo que tienen. Besotes y ojalá encuentres casita nueva a 2/3 cuadras del cole! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay nooo que alegría!! Me encanta eso de mudarte siempre. El año pasado mandaron a mí esposo a Tierra del Fuego a trabajar, iba y venía y sólo fueron tres meses pero en el primer viaje yo le dije que nos vayamos a vivir todos allá. Yo ya me veía luchando contra el viento blanco jajajaj
      Como escribí más arriba, capaz sea el mandato social lo que me haga dudar. Porque en un par de años ya cumplo 40 y como no voy a tener mi casa. Como si fuera tan fácil tener lo propio.
      En definitiva si mi familia y yo estamos bien eso es lo más importante no?
      Un besote Patricia y feliz próxima mudanza :)

      Eliminar
  6. Que tema!!! Que bueno permitirte hablarlo!
    Viví toda la vida en Bs As. Mis viejos toda la vida alquilaron. Creó q la casa propia les pare la tan inalcanzable que ni se lo planteaban...
    Hace 14 años deje San Isidro y me instale en Tilcara. Alquilaba y estaba bien para ese momento en que cada día era una montaña rusa de vivencias.
    Cuando nacieron Francisca y Simón eso de alquilar se volvió un bajón. Llegaba la temporada turistica y me pedían q me vaya, aunque tenga contrato. O aumentaban de la nada... En fin. Un día conocí a Matias, que también alquilaba, y al tiempo habíamos conseguido un terreno y estábamos construyendo.
    Hoy siento que no hay como tener mi casa. A veces pienso q si estuviera a dos cuadras de la escuela todo seria mas simple. Pero como sea la fuimos llevando con las idas y venidas al pueblo.
    Todo tiene sus pro y sus contras.
    No me siento la típica ama de casa, ni siento que todo esta estático, ya hecho. Diez años después seguimos encarando proyectos en casa, retomo proyectos laborales que me movilizan, vuelvo a viajar. Cariños!!!

    ResponderEliminar
  7. Que tema!!! Que bueno permitirte hablarlo!
    Viví toda la vida en Bs As. Mis viejos toda la vida alquilaron. Creó q la casa propia les pare la tan inalcanzable que ni se lo planteaban...
    Hace 14 años deje San Isidro y me instale en Tilcara. Alquilaba y estaba bien para ese momento en que cada día era una montaña rusa de vivencias.
    Cuando nacieron Francisca y Simón eso de alquilar se volvió un bajón. Llegaba la temporada turistica y me pedían q me vaya, aunque tenga contrato. O aumentaban de la nada... En fin. Un día conocí a Matias, que también alquilaba, y al tiempo habíamos conseguido un terreno y estábamos construyendo.
    Hoy siento que no hay como tener mi casa. A veces pienso q si estuviera a dos cuadras de la escuela todo seria mas simple. Pero como sea la fuimos llevando con las idas y venidas al pueblo.
    Todo tiene sus pro y sus contras.
    No me siento la típica ama de casa, ni siento que todo esta estático, ya hecho. Diez años después seguimos encarando proyectos en casa, retomo proyectos laborales que me movilizan, vuelvo a viajar. Cariños!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro a eso me refiero cuando digo inestabilidad. Te re entiendo lo que decís respecto a los aumentos y demás. Y es lo que me lleva a pensar en mí propia casa. De todas maneras construir ahora no es una opción. Los terrenos y la mano de obra acá en Neuquén están tan caros que lloras. Así que no me queda otra que alquilar.
      De todas maneras se que en algún momento voy a tener mi lugar pero mientras disfruto habitar casas ajenas y de paso veo lo que me gustaría tener en la mía ;)
      Que lindo Tilcara!!! Me encantaría conocer. Es un pendiente que tengo y espero ir pronto ❤

      Eliminar
  8. Es todo un tema ese...nosotros tenemos el privilegio de tener nuestra casa, que empezamos a construir en 2001, antes de todo lo que pasó, que nos obligó a parar. Hace pocos años la terminamos, aunque la realidad es que nunca nada está del todo terminado en una casa. Siempre hay algo más para hacer.
    Como vecina de ciudad reconozco que hoy en día, por lo menos en estas latitudes, es prácticamente imposible pensar en comprar un terreno, y mucho menos construir. De todos modos, más allá de la satisfacción de tener la casa propia, la construcción es un universo paralelo que tiene matices insospechados, que en algunos momentos te puede sacar de eje mal, y pensar ¿por qué me metí en esto?
    Sea alquilada o no, me gusta la mirada de María Tórtora, de Casa Chaucha, acerca de cómo podemos sentir a nuestra casa. Y también lo que dice Marie Kondo: "quedate sólo con lo que te de alegría"

    ¡Qué bello ese Benito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno eso que decís de la precios de terrenos es uno de los temas que me pincha mal. A demás de que realmente no se si quiero vivir en Plottier toda mi vida.
      Sólo quisiera que si tengo mi casa sea donde y como yo quiera. Aunque sea difícil de cumplir, pero es lo que me gustaría.
      Voy a pasear más por Casa Chaucha!!

      Eliminar
    2. Andá a mirar el post en Alma Singer de los chicos de La Maison Boop!!!

      Eliminar
  9. Hola Maru!! Se me ponía la piel de gallina cuando te leía recién, creo que porque este tema de echar raíces o no me toca muy de cerca en estos últimos días. Yo me consideré siempre una persona con dificultad para echar raices, por mi personalidad o porque no se, vine así de fábrica, y hace unos meses tuve la oportunidad de irme a vivir a la Patagonia. Me fui sola, a trabajar, y nunca pensé que me iba a sentir tan acompañada y plena a 2000 km de mi familia y de todo lo conocido. Y ahí agradecí nunca haber echado raíces en Buenos Aires. Siento que es mi lugar en el mundo y quiero echar raíces ahí (ahora estoy en bs as de visita, terminando de mudarme). Así que creo que se trata de eso, de encontrar cuál es tu lugar. Quizás no es muy lejos de donde estás ahora. O quizás se trata de transformar ese lugar en Tu lugar. Hacerlo tuyo. Cambiar de vez en cuando la decoración, agregando y sacando cosas, etc. No se, sentí que tenía que contarte mi experiencia y no creo que echar raíces tenga que ver con tener o no casa propia. Si bien eso te da seguridad, las raíces pasan por otro lado.
    Te mando un besote!!!
    Ailín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ailuncita! Se que estas más por mi zona! Que bien te sienta vivir en el sur!
      Te felicito por la decisión, porque ir en busca de tu lugar no lo hace cualquiera. Estoy segura que te va a ir re bien donde estas ahora, a demás es un lugar hermoso!!
      Y estoy de acuerdo con que las raíces pasan por otro lado! :)

      Eliminar
  10. Hola Maru!!! me encantó leerte aunque estoy mas emparentada a las que echan raices. Durante muchos años me daba bastante miedo esa idea. Hasta que tuve a mi hija. DE no haberme mudado nunca en 5 años me mudé tres veces y es un poco lúdico elegir y volver a elegir donde querés vivir. Pero lo de tener casa propia era como un mandato que no podía dejar de sentir con un peso encima. No podía pensar en otra cosa hasta no resolver eso. Hace 3 años que vivimos en nuestra casa, a 20 km de donde trabajamos y del colegio. Es decir, dejamos totalmente de lado la comodidad en pos de echar raices. Pero yo no te puedo explicar la paz y la tranquilidad que sentí cuando nos instalamos ahí. Lo importante que fue sacar las plantas de macetas y ponerlas en la tierra. Sentí que había llegado a donde tenía que llegar y el alivio de que no me dio miedo. En ese momento le dije a una amiga que es más de las tuyas digamos que esa era mi casa para toda la vida y ella me dice no digas eso porque por ahí en algún momento te podés ir a algún lugar mejor. Pero yo siento que ese es el mejor lugar. Y como se dice más arriba una casa creo nunca es estática, siempre hay cosas para hacer, para cambiar, para agregar. Los muebles de ahora son más truchos, así que cada tanto hay que cambiarlos jaja
    Leerte a vos me hizo darme cuenta - por diferencia - de lo que me pasa con las raíces. Admiro tu posibilidad de pensar en cambios sin vértigos. Ojalá sea quedándote ahí o en algún lugar que encuentres y hagas de ese lugar tu hogar
    besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino!! A mi me pasa que cuando me mudo lloro un montón, el desprendimiento me afecta. Pero uno o dos días, después lo disfruto mucho.
      Y pienso que cuando esté en mi lugar, seguramente voy a ser igual de feliz porque es verdad que una casa nunca se termina.
      Igual por ahora no es lo que va a pasar, no es un plan cercano. Y como dije antes, ojalá que cuando la tenga sea donde y como quiero.
      Un besote Flor!!

      Eliminar
  11. Hola!como estoy de vacaciones ayer se me.ocurrio empezar a bordar con hilo mouline...y buscando en google cómo...encomtre tu blog...y leyendo me siento re identificada con el tema de la casa. Nosotros tambien alquilamos y me pasa lo mismo con los muebles...como es mas complicado encontrar casas con espacios que nos sirvan y ademas del costo...me paso cambiando los.muebles de lugar o cambiandoles el color jajaj...un beso!

    ResponderEliminar

© I Love PurpuraMaira Gall